Conoce Las Vidas de Mario #TDAH

Mario es un niño con #TDAH, o en otras palabras, Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad. La campaña Las Vidas de Mario me ha emocionado, y por eso la traigo al blog.

Las Vidas de Mario

 

¿Quién es Mario?

Mario es un niño de 6 años como otro cualquiera: le gusta jugar con sus amigos, dibujar y a veces es un poco travieso. Pero Mario padece TDAH, es decir, Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad, un problema que afecta a más de un 4% de la población en España*. Aunque es uno de los trastornos del neurodesarrollo más frecuentes en la infancia, a día de hoy todavía son muchos los que no saben el significado de sus siglas. Sin embargo, el conocimiento sobre el trastorno es fundamental para su rápida detección, y para asegurar que el apoyo que los afectados reciben por parte de familiares, profesores y resto del entorno es la que ellos necesitan.

 

Lo bonito de esta historia, la de Mario, es que está mostrando esas dos vidas posibles. Cómo sería su vida sin la atención que necesita, y cómo sería su vida con la atención que necesita. Y esa atención viene de la escuela, los padres, los amigos, los terapeutas… Una vida «desdoblada» que como una moneda que lanzas al aire, puede caer a un lado a al otro.

 

¿Qué es el TDAH?

Para los que no sepáis que es este trastorno:

EL TDAH es un trastorno neuropsiquiátrico de inicio en la infancia que se caracteriza por una excesiva inatención y/o hiperactividad e impulsividad. Aunque a menudo se le considera un problema infantil, hasta el 66% de los niños con TDAH siguen mostrando síntomas en la adolescencia y el 50% en la edad adulta. La prevalencia del TDAH se sitúa alrededor del 5-6% en niños (<18 años) y del 2-4% en adultos (?18 años) .

 

La actitud ante el trastorno marca la diferencia

Los síntomas asociados al TDAH afectan al niño en distintos ámbitos de su vida, ocasionándole con frecuencia problemas académicos, de autoestima e integración. Esta situación en la vida de un niño con TDAH, de no ser detectada a tiempo y correctamente orientada, puede determinar su evolución en la adolescencia y la vida adulta, con problemas en las habilidades sociales que les van a marcar a la hora de entablar relaciones o mantenerlas, altos niveles de frustración, abandono de los estudios, problemas de pareja, accidentes de tráfico, e incluso, abuso de sustancias, delincuencia o fracaso profesional.

Por eso, una actitud positiva y comprensiva respecto a la patología y a aquellos que la padecen, así como un seguimiento cercano y coordinado por parte de padres, profesores y profesionales sanitarios, son de suma importancia para el niño a la hora de superar las barreras del TDAH: adaptar las actividades a su tiempo de concentración, hacer comprender sus comportamientos inadecuados, ayudar a establecer rutinas y organización, dar refuerzos positivos cuando actúan bien, fomentar aquellas actividades que orienten su hiperactividad y su motivación, etc. Todas estas actitudes por parte del entorno del niño, posibilitan su orientación adecuada y le enseñan a convivir con el TDAH a lo largo de la vida.

Escuchar música, tan maravilloso y tan peligroso

headphone
Desde que nos levantamos hasta que nos acostamos escuchamos decenas de canciones y muchas de ellas nos llevan a lugares y momentos del pasado que nos hacen revivir experiencias maravillosas e inolvidables.

En el gimnasio una buena lista de música marca la diferencia entra pedalear mirando el reloj o trotar al ritmo de una gran canción.

La música marca los momentos más importantes de nuestras vidas

Aquel verano en la playa, nuestro primer amor, esos viajes con amigas, la inolvidable Yacht Week… Cuando volvemos a escuchar las canciones que sonaban en esos tiempos, suspiramos, sonreímos y recordamos cada instante que vivimos.

Cada mañana me pongo los cascos y desconecto del mundo. El paseo al trabajo se vuelve un camino entretenido ambientado con mis canciones preferidas. No escucho nada más que a Izal susurrándome al oído.

Escuchar música puede resultar peligroso

Hace un par de días estaba comprando en un conocido centro comercial. Iba con los cascos puestos y sin querer tiré una diadema con el bolso. Al llevar los auriculares no me di cuenta ya que no escuché cómo el objeto chocaba con el suelo. La dependienta al verlo se acercó y muy maleducadamente, por cierto, me dijo que tuviera cuidado. En ese momento me di cuenta de lo peligroso que es llevar los cascos puestos.

Vamos por la calle con la música a tope totalmente aislados sin siquiera poder escuchar un ¡CUIDADO! o el sonido de un claxon avisándonos de un peligro. Caminamos ajenos a todo lo que pasa a nuestro alrededor.

Pero esto no solo ocurre con los peatones, el peligro se multiplica en el caso de los ciclistas y motoristas que van escuchando música mientras conducen. ¡Hasta nos lo recuerda la Policía Nacional en Twitter!

 

La verdad es que hasta el momento en el que tiré la diadema y la dependienta me llamó la atención no me di cuenta de lo peligroso que es ir con los cascos. Desde que eso ocurrió, no he dejado de escuchar música por la calle, ahora sí, lo que he hecho es bajar el volumen.

Si eres de los que no puede vivir sin música, medita un momento sobre esto. ¡Hay tiempo apra todo! Cuando vayas por la calle, no te aísles, ajusta el volumen para poder escuchar música y poder oír lo que ocurre alrededor.

Baño de espuma a la americana: no mola tanto como parece…

Que en los USA hacen cosas muy molonas nadie lo duda. Tienen la medalla de oro en esto de molar, y nos lo restriegan por todo lo alto a cada oportunidad que se les presenta. Y una de las cosas que saben hacer mejor que nadie es:

El baño de espuma

Da lo mismo que se trate de una alta ejecutiva de una empresa súper puntera, o una ama de casa que cuida de sus pequeños retoños. Es caso es que cuando la americana se estresa (porque tienen una vida de no te menees) se estresa de verdad. Y es por eso que encuentran en un baño de espuma una manera relajante de desconectar del mundanal ruido.

baño

Para empezar, parece ser que existen unos parámetros básicos para preparar el baño de espuma:

  • Llenar la bañeras hasta los topes
  • Echar algún tipo de jabón mágico que crea unos niveles de espuma como los de las fiestas de Pachá Ibiza.
  • Coloca velitas alrededor del baño
  • Poner música
  • Servirse una copa de vino tinto

Aquí tenemos a Jennifer Aniston ilustrando lo que debe ser un buen baño de espuma de verdad, con todos y cada uno de los pasos mencionados:

baño

Una vez dentro  ¡atentos porque esto es importante! sumergirá su cabeza en un característico gesto a través del cual logra deshacerse de toda la carga que llevaba encima.

bañera

Si yo intento sumergirme de ese modo en mi bañera, tengo que sacar la mitad inferior de mi cuerpo, ya que mi bañera española, con su español tamaño, me impide físicamente mantener todo el cuerpo bajo el agua desde que tenía unos 9 años…

Bañera tamaño

Acto seguido la americana sacará la cabeza de las profundidades del abismo, y reposará delicadamente en una toalla blanca, suave, almidonada.

Y ahora ¿qué? Y aquí está el problema porque después de todo esto, no queda nada amigos… Ella cogerá su copa de vino y dará pequeños sorbitos con cara circunstancial. A mi me embriaga una sensación de…aburrimiento.

aburrimiento

Y eso no es lo peor… porque hablamos de abrimiento mezclado con… ¡frío! A no ser que estemos en pleno agosto, el invierno español es muy duro, y para mantener la temperatura del baño en unas cotas razonables que no rocen la hipotermia, la cruda realidad es que el agua se enfría muy, pero que muy rápido.

frío

Si no queremos aburrirnos demasiado, podemos optar por invitar a nuestra pareja a tan maravillosa experiencia pero ¿cómo vamos a entra dos en tan minúsculo habitáculo?  Ni haciendo un milimetrado baile de contorsiones, más propio del  Circo del Sol dificilmente con mis 170 centímetro de estatura llegamos a algo así:

giphy (7)

Total, que después de pensarlo mucho he llegado a la conclusión de que tengo solamente dos opciones. La primera consiste es desarrollar mis habilidades mágicas nivel Hogwarts para poder hacer esto:

magia

O bien, opto por otra técnica de relajación mucho más castiza: la siesta.

siesta

El acoso en el cine ¿nos insensibiliza ante situaciones reales? La Universidad de Michigan dice que sí

Acoso

A no ser que seas un extraterrestre que acaba de aterrizar en nuestro bello planeta azul, (cosa que aunque parezca imposible, ¡podría ocurrir!) es más que probable que hayas visto la película que en los últimos años se ha proclamado cuna del romanticismo: Love Actually. ¿Y si le damos la vuelta a la tortilla, y la contemplamos como una pequeña oda al acoso? Me explicaré.

Aliens

 

Love Actually  como sinónimo de: «acoso tierno»

Love Actually, estrenada hace ya 13 añitos recoge una de las escenas que podríamos considerar más románticas de la historia del cine. Aquella en la que el pobre Mark, interpretado por Andrew Lincoln, se personaba en la puerta de su amor, Juliet interpretada por Keira Knightley, y  le mostraba una serie de carteles exponiendo sus intenciones.

Love Actually

 

¿Por qué esta escena da grima? Para empezar, es la mujer de tu mejor amigo y ya lo dijo H. Brooks, «un amigo es demasiado, dos son multitud  y tres son imposibles«. La cosa se agrava cuando tenemos en cuenta que el marido está dentro de la casa… un poco inquietante el asunto. Seguimos hilando la historia con el hecho de que hasta entonces el bueno de Mark ha sido jodidam***** borde con Juliet, lo que ya da pistas de cierto comportamiento bipolar por su parte. Inquietante también la escena de la boda, donde se ha pasado TODA la ceremonia (y ya sabemos lo larga que puede hacerse una ceremonia) grabando a Juliet en exclusiva. Todos estos comportamientos …¿acoso?

Andrew Lincoln

Si crees que exagero, el propio Andrew ha reconocido en una entrevista 13 años después:

He is a stalker

Es un acosador. ¿En serio? Nooooo….

Pero podemos ir más allá. ¿No te parece que Ben Stiller da un poco de grima en Algo pasa con Mery? Lo del detective privado, reconócelo, es un poco acosador. Todo esto lo demuestra el siguiente estudio:

Universidad de Michigan, estudio sobre las creencias sobre el acoso

El estudio «I Did it Because I Never Stopped Loving You» realizado por la invertigadora Julia R. Lippman, consistió en hacer que una muestra de 426 mujeres vieran fragmentos de tres tipos de películas.

  • Tipo nº 1: películas en las que se muestran tendencias acosadoras «leves» definidas como «búsqueda persistente«. Ejemplos: las dos citadas anteriormente.
  • Tipo nº 2: películas en las que se ve una clara muestra de acoso y maltrato, como «Durmiendo con su Enemigo» de Julia Roberts.
  • Tipo nº 3: documentales como «La Marcha de los Pingüinos» usadas como método de comparación.

Durmiendo con su enemigo como ejemplo de acoso

Resultados del estudio

Después de ver los fragmentos, cada persona tenía que completar unos cuestionarios que medían sus opiniones sobre el acoso.

Según explica Lippman, las mujeres que vieron el primer tipo de películas eran más tolerantes en sus actitudes hacia el acoso. Las mujeres que habían visto actitudes más agresivas no tenían una opinión tan relajada. Tal y como dice:

[Estas películas] pueden alentar a las mujeres a relajar sus instintos. Esto es un problema porque la investigación muestra que los instintos pueden servir como señales poderosas para ayudar a mantenernos a salvo. En el fondo, todas estas películas están tratando con el mito de “el amor lo puede todo”. A pesar de que, por supuesto, no es así. El amor es grande, pero también lo es el respeto a las demás personas

Cuando vemos a un Andrew Lincoln, o a un Ben Stiller, pensamos «qué tierno» «lo que hace por amor» «pobre chico». Pero ¿dónde queda el respeto por la parte femenina del asunto?

Los “mitos de acecho” son creencias falsas o exageradas sobre el acoso que minimizan su gravedad, lo que significa que alguien que respalda con más fuerza estas actitudes es propensa a tomar el acecho como un problema menos serio.

Así que parece ser que no es cuestión baladí, esta justificación social hacia «la búsqueda insistente», porque a fin de cuentas, en la vida real ¿no te haría sentir un poco incómoda? San Cisco cree que sí y lo canta en su maravillosa canción Awkward:

 

¡Subidón de motivación! Cambia tus hábitos y alcanza tus metas.

Ya por fin podemos dejar de lado la euforia de los propósitos (ya al borde del fracaso)  de año nuevo, que año tras año nos prometemos cumplir, nos visualizamos subsistiendo a lechuga y proteína manteniendo fuera de nuestra vida para siempre azúcar, alcohol, grasas y como no, los hidratos. Todo esto acompañado de un maravilloso abono en el gimnasio al que nos prometemos acudir con disciplina germana. ¿Qué hace que tengamos esa motivación el 1 de enero y que el 1 de febrero estemos en la misma casilla de salida que nos llevará a repetir las mismas promesas una y otra vez en bucle cada 1 de enero, pero cada vez más frustrados por no tener autocontrol?

Coco a dieta

Lo que nos falta es una base sólida desde la que empezar a hacer cambios sostenibles en el tiempo, cambios realistas que se adapten a nuestra vida, hasta que consigamos convertirlos en hábitos. La única manera para que nuestros propósitos para una vida saludable se mantengan, es que no requieran mucho esfuerzo para que no sean un castigo, que no nos estresen, son cambios que tienen que hacernos sentir mejor, no peor y que nos hagan sentir tan bien como para querer mantenerlos.

Hablando con la gente de tu entorno te das cuenta de que todos sabemos la teoría, y recitamos de memoria todas las cosas que deberíamos hacer, limitar el azúcar, la bollería industrial, control de porciones, más verduras y un largo etc..

Blah Blah Olsen

Saberlo NO es suficiente, hay que ponerlo en practica en nuestra vida diaria, el problema principar no es qué cambiar sino CÓMO hacer esos cambios.

Cuantas veces hemos llegado a casa después de un día agotador, con toda la intención de currarnos una cena sana, digna de instagram y nos hemos encontrado tiradas en el sofá comiendo cualquier guarrada precocinada  que además de no alimentarnos nos hará sentir frustrados y horriblemente culpables y prometernos que “mañana lo haré mejor, mañana ya en serio”…

Candy awareness

Ahora vienen las buenas noticias, la fuerza de voluntad no es un talento con el que algunos nacemos y otros no, podemos entrenarnos y mejorar día a día para ser capaces de elegir comer una pieza de fruta en lugar de un bollo.

4 Súper consejitos

Para empezar a entrenarnos, aquí van 4 tips:

  • Intercambio de manos: comer con la izquierda ( si eres diestro o viceversa) te obliga a concentrarte mientras estás comiendo, a tomar conciencia de cada bocado, a saborearlo, te saciarás antes y evitará que pongas el piloto automático y acabes devorando.

Comiendo

  • Emplatado: no hay necesidad de ir a por la mejor vajilla, pero hazte un favor y pon tu comida en un plato. Visualizarás la cantidad que estás comiendo es una parte importante del proceso de toma de conciencia.
  • El diálogo interno positivo: ¿Dejarías que alguien te hablara de la manera que hablas a ti mismo? Un diálogo interno negativo no sólo nos deprimirá, sino que también nos impedirá hacer cambios de estilo de vida sostenibles. El diálogo interno positivo hará que nos vengamos arriba, nos sintamos motivadas y preparadas para superar cualquier obstáculo.

Beyonce a tope de motivación

  • La autorregulación incluye aceptar errores como parte del proceso de mejora. No importa lo motivada que estés en algún momento será inevitable caer en tentación. Un día de estrés o que estemos más cansadas terminaremos dando un paso hacia atrás. Concédetelo para tomar impulso y seguir con más fuerza.

Metas y Objetivos

La motivación a la hora de tomar siempre la opción más saludable, tiene que venir de nuestro proyecto de bienestar a largo plazo y plantear nuestras metas como tres preguntas  como si de un mantra se tratara:

1 ¿Qué es lo que quieres?

2 ¿Qué te motiva?

3 ¿Son tus metas realistas?

¿De donde viene tu motivación?

Si quieres perder peso porque tu madre, tu amiga o pareja insinúa que “quizás unos kilillos menos te sentarían mejor…”, o. quizás crees que perdiendo peso conseguirás tu trabajo ideal, o tu príncipe azul, reconsidéralo, las posibilidades de que fracases son altísimas.

Principe

Pero si tu motivación para hacer cambios de estilo de vida nace para sentirte mejor, más seguro, y para ser una versión más alegre, más fuerte, más saludable de ti misma, vas en la dirección correcta hacia el éxito total.

El siguiente paso importante es asegurarte de que sus objetivos están al alcance. Establecer metas realistas te ayudará a seguir incluso en los momentos más bajos, en lugar de desanimarte y tirar la toalla a la primera. En lugar de decir «Voy a dejar el azúcar,» opta por algo más razonable como: «Voy a evitar todo el azúcar añadido en el café, los bollos y las papas fritas! «.

Una vez que tus objetivos sean claros, anótalos en una libreta o en tu teléfono, y mantenlos disponibles en todo momento como un recordatorio.

Conoce tus limites

La comprensión y la empatía con tus limites es crucial, ya que ayuda a elaborar tu estrategia ideal. Si para ti un momento especialmente duro es la cena intenta que sea la comida del día que hagas con más mimo, intenta elaborar platos saludables pero sencillos haz un planning y una vez a la semana concédete un día libre para “pecar”.

Candy

Haz tu vida más fácil

Cuanto más sencillo, más agradable, y menos agotador emocionalmente resulte llevar a cabo tus objetivos, más probabilidades habrá de mantenerlos. En lugar de centrarte y obsesionarte simplemente en comer más sano, canaliza tu fuerza de voluntad en hábitos y rituales que automatizarán una alimentación saludable.

«Comer cuando se tiene hambre, parar cuando estás lleno.»

Una forma fácil de mantener bajo control el hambre es mantener crudités y hummus recién cortadas y lavadas a la vista en la nevera en todo momento. Si estás en casa y tienes ganas de picotear ve a por los crudités… Si abres la nevera y no los quieres, probablemente no estés realmente hambrienta.

Nop

La felicidad… Las lecciones del mayor estudio jamás realizado

Robert Waldinger

Robert Waldinger es el director de la investigación «Study of Adult Development» de Harvard. No es el primero, ya que este es el estudio sobre felicidad más largo jamás realizado. Después de casi 100 años, ya son 4 los directores de este proyecto.

Y por fin empezamos a saber las conclusiones después de haber restado analizado a más de 700 personas durante todos estos años.

Estudio sobre felididad de Robert Waldinger

Sacando algunas ideas interesantes…

«¿Qué nos mantiene sanos y felices conforme avanzamos en la vida? Si tuvieran que invertir ahora en lo mejor para su futuro, ¿dónde pondrían más tiempo y energía? Una encuesta reciente a la generación del milenio les preguntó cuáles eran sus metas más importantes en la vida, y más del 80 % dijo que una meta importante para ellos era hacerse ricos. Y otro 50 % de esos mismos adultos jóvenes dijo que otra meta importante era ser famosos.»

Pero como él dice, analizamos nuestra vida a través del pasado, pero la retrospectiva es de un 20 / 20, así que olvidamos grandes fragmentos de lo que nos sucede en la vida, y además, nuestra memoria es muy creativa. No podemos estar ni remotamente «seguros» de que lo que nos dice nuestra memoria fuese así en realidad…

Pero, como nos dice él, «¿y si pudiéramos ver vidas enteras conforme se desarrollan en el tiempo? ¿Y si pudiéramos estudiar a las personas desde la adolescencia hasta la adultez para ver qué hace a la gente feliz y saludable?». 

Y es lo que han hecho en este estudio. Durante 75 años, analizaron la vida de 724 hombres, año tras año, preguntándoles sobre su trabajo, su vida hogareña, su salud, y, claro, preguntando sin saber cómo resultarían sus historias de vida.

¿Qué han aprendido sobre felicidad?

«Las lecciones no tienen que ver con riqueza, fama, ni con trabajar mucho. El mensaje más claro de estos 75 años de estudio es este: Las buenas relaciones nos hacen más felices y más saludables. Punto.»

Primera lección sobre la felicidad:

«Hemos aprendido tres cosas sobre las relaciones. La primera es que las conexiones sociales nos hacen bien, y que la soledad mata. Resulta que las personas con más vínculos sociales con la familia, los amigos, la comunidad, son más felices, más sanos y viven más que las personas que tienen menos vínculos. Y la soledad resulta ser tóxica. Las personas que están más aisladas de lo que quisieran de otras personas hallan que son menos felices, son más susceptibles a recaídas de salud en la mediana edad, sus funciones cerebrales decaen más precipitadamente y viven menos que las personas que no están solas. Y lo triste es que en cualquier momento, más de 1 de cada 5 estadounidenses informarán de estar solos.»

Segunda lección sobre la felicidad:

«La segunda gran lección que aprendimos es que no tiene que ver con la cantidad de amigos que tenemos, tampoco tiene que ver con que estemos en una relación, lo que importa es la calidad de las relaciones más cercanas. Resulta que vivir en medio del conflicto es muy malo para la salud. Los matrimonios muy conflictivos, por ejemplo, sin mucho afecto, resultan ser muy malos para la salud, quizá peores que el divorcio. Y vivir en medio de relaciones buenas y cálidas da protección.

Cuando nuestros hombres llegaron a sus ochenta y tantos, queríamos analizar cómo fue su mediana edad para ver si podíamos predecir quién se convertiría en un octogenario feliz y saludable y quién no. Y cuando recolectamos todo lo que sabíamos de ellos a sus 50 años, no fueron los niveles de colesterol de la mediana edad los que predijeron cómo envejecerían. Fue el grado de satisfacción que tenían en sus relaciones. Las personas más satisfechas en sus relaciones a los 50 años fueron las más saludables a los 80 años. Y bueno, las relaciones cercanas parecen amortiguar algunos de achaques de envejecer.Nuestras hombres y mujeres que están en parejas felices informaron, a sus ochenta y tantos, que cuando sentían más dolor físico, seguían de buen humor. Pero las personas que estaban en relaciones no felices, los días que informaban más dolor físico, este se magnificaba por el dolor emocional.»

Tercera lección sobre la felicidad:

«Y la tercera gran lección que aprendimos sobre las relaciones y la salud es que las buenas relaciones no solo protegen el cuerpo, protegen el cerebro. Resulta que estar en una relación de apego seguro con otra persona a los 80 y tantos da protección, las personas que están en relaciones en las que sienten que pueden contar con la otra persona si lo necesitan, los recuerdos de esas personas permanecen más nítidos más tiempo. Y las personas en relaciones que sienten que no pueden contar con la otra persona,son personas que pierden antes la memoria. Pero las buenas relaciones pueden no ser armoniosas todo el tiempo. Algunas de nuestras parejas octogenarias podían pelearse a veces pero en tanto sintieran que podían contar con el otro cuando la cosa se ponía difícil, esas pelean no quedaban en sus recuerdos.»

Merece la pena ver el vídeo. Está en inglés, pero podéis poner los subtítulos 😉

«Pero este mensaje, de que las relaciones buenas y estrechas son buenas para la salud y el bienestar, esta sabiduría es vieja como el tiempo. ¿Por qué es tan difícil de entender y tan fácil de ignorar? Bueno, somos humanos. Nos gustaría una solución rápida, algo que nos mejore la vida y que sea permanente. Las relaciones son un lío, son complicadas, y cuidar a la familia y a los amigos no es atractivo ni glamuroso. Dura toda la vida. Nunca termina. En el estudio, las personas de 75 años más felices al jubilarse fueron las que activamente reemplazaron compañeros de trabajo por compañeros de juego. Como los encuestados de la generación del milenio, muchos de nuestros hombres cuando eran adultos jóvenes creían que la fama, la riqueza y lograr grandes cosas era lo que necesitaban para tener una vida buena. Pero con el tiempo, en estos 75 años, nuestro estudio ha demostrado que les fue mejor a las personas que se inclinaron por las relaciones, con la familia, con los amigos, con la comunidad.»

¿Qué vas a hacer tu?, ¿Dónde crees que se esconde tu felicidad?